Venezuela destacó que tiene a día de hoy una capacidad militar muy superior a la de hace unos años, por lo que aconsejó a EE.UU. tener ‘mucho cuidado’. 

Rechazando las amenazas del presidente estadounidense, Donald Trump, con usar la opción militar contra Caracas, el embajador de Venezuela ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Rafael Ramírez, advirtió el jueves a EE.UU. y “otros países que se han prestado a estas amenazas” del desarrollo militar del país bolivariano.

Asimismo, aseguró que se ha visto una “unificación” entre las fuerzas nacionales en respuesta a la “agresión” de Estados Unidos y la “agresividad” de su presidente, quien “es el comandante en jefe del país más poderoso del planeta en términos militares” y no se puede “subestimar” su Gobierno, opinó.

Destacó también que esa unidad no solo es desde dentro del país sino también la han mostrado muchos países de Latinoamérica y otras regiones: “Para sorpresa de Trump, nuestra región ha hecho una respuesta a una sola voz en contra de estas agresiones”, que a su juicio, causarían “un retroceso terrible” en sus relaciones EE.UU-América Latina.

La estabilidad de la región depende de la estabilidad de Venezuela. Venezuela no es cualquier país”, declara el embajador de Venezuela ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Rafael Ramírez.

Para justificar su palabra, Ramírez destacó que “Venezuela es un país que ocupa una posición muy importante en la región” y que su “desestabilización” afectará a toda la región.

“La estabilidad de la región depende de la estabilidad de Venezuela. Venezuela no es cualquier país”, declaró Ramírez a la prensa en la sede de Naciones Unidas tras regresar de un viaje a Caracas (capital venezolana).

A juicio del responsable venezolano, una alteración del orden en su país “entorpecería el proceso de paz en Colombia”, cuyo presidente, Juan Manuel Santos, ha destacado en reiteradas ocasiones que su país “más se perjudica o más se beneficia sobre lo que sucede en Venezuela”.

Ramírez, además, acusó a EE.UU. de actuar como “vocero de los sectores más violentos” en Venezuela y de lanzar su aviso cuando la situación en el país “tiende a normalizarse”. Caracas ha acusado en reiteradas ocasiones a Washington de apoyar los actos violentos de la oposición que han desestabilizado el país desde el pasado abril.