El diputado opositor Freddy Guevara está presuntamente incurso en diversos delitos.

La Asamblea Nacional Constituyente (ANC) de Venezuela ha aprobado el despojo de la inmunidad parlamentaria del vicepresidente de la Asamblea Nacional (AN), Freddy Guevara, en respuesta a la solicitud del Ministerio Público y el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

"El TSJ proseguirá con el enjuiciamiento del ciudadano Freddy Guevara", afirmó Delcy Rodríguez, presidenta de la ANC. "Estamos defendiendo la paz, la soberanía y la independencia de Venezuela", agregó.

Esta decisión expone al diputado opositor a rendir cuentas ante la Justicia por presuntamente haber incurrido en delitos de asociación, instigación pública continuada y uso de adolescentes para delinquir durante las protestas que este año se extendieron por cuatro meses en Venezuela y dejaron un saldo de 131 fallecidos.

Rodríguez añade que el diputado de derecha incurrió además en otras confabulaciones apoyadas por Gobiernos extranjeros, entre ellas el pedido de sanciones económicas contra Venezuela y la solicitud de intervención militar al país.

Cese a las agresiones contra Venezuela

Por otra parte, la Cancillería venezolana difundió este lunes un comunicado en el que "exige el cese inmediato" de las "agresiones" contra Venezuela, luego de que algunos países calificaran como "atentado contra la democracia" la sentencia dictada por el TSJ contra la inmunidad de Guevara.

Comunicado: Gobierno Bolivariano de Venezuela exige el cese inmediato de acciones injerencistas contra sus instituciones y Poderes Públicos pic.twitter.com/L07GItQeGc

— Jorge Arreaza M (@jaarreaza) 6 de noviembre de 2017

Tras conocerse el anuncio del TSJ, el Gobierno de Chile informó el sábado pasado que, ante las "amenazas a su seguridad e integridad personal", Guevara había pedido protección a ese país del cono sur, que lo acogió en su embajada en Caracas en "calidad de huésped".

Repudio a la injerencia

El Gobierno venezolano, por su parte, manifestó que todas esas declaraciones en apoyo a Guevara se producen en desconocimiento de las leyes de su país, y expresó su "repudio" a quienes de "manera insolente" se "arrogan" una "inexistente licencia para tutelar" la democracia y las instituciones de Venezuela.

Caracas pidió "el cese inmediato" de las agresiones en su contra y denunció una campaña de "desconocimiento" de sus autoridades constitucionales.

En opinión del Gobierno del país suramericano, esas acciones buscan "alentar y reactivar" la "desestabilización y violencia", que culminó luego de la elección de los miembros de la ANC, hace cuatro meses.