Un reciente estudio difundido en Venezuela asegura que 86% de los consultados manifestaron su desacuerdo con una intervención militar.

La medición, realizada por la encuestadora Hinterlaces, agrega que otro "71% de los venezolanos rechaza las sanciones económicas contra Venezuela", según informó Oscar Schemel, constituyente por el sector empresarial.

Consideró "evidente" que al país se le aplica una "estrategia de cerco, estrangulamiento y asfixia de la economía", dijo el constituyente a la Radio Nacional de Venezuela (RNV).

Por último precisó que, como consecuencia de la guerra económica, en los últimos cinco años (2012-2017) las exportaciones petroleras cayeron 66%, las importaciones un 76%, las reservas internacionales bajaron 68%; en 51% se contrajo el producto interno bruto y que el consumo privado cayó un 44%.